Del otro lado del miedo

El miedo es una sensación natural, instintiva, está con nosotros desde que comenzamos nuestro camino como especie y lo cierto es que nos ha ayudado mucho a poder sobrevivir tantos años.

 Ha sido nuestro aliado alejándonos de situaciones  peligrosas paralizando nuestro cuerpo ante una situación  que no parecía segura, cosa que ha sido muy útil en la antigüedad  y como contrapartida, en la actualidad  te ha mantenido lejos del éxito que mereces.

Si,  así es, en gran medida puede que aun no hayas logrado el éxito que mereces por miedo.

-Pero Gastón, ¿Cómo crees que tengo miedo al éxito? ¿Quién teme a algo que se sabe será bueno?

Esta en nuestro instinto, temer a los desconocido. Y es mucho más frecuente de lo que crees.

Es por eso que tantas personas se quedan a las puertas del éxito y muchas otras parecen boicotearlo cuando lo alcanzan solo para volver a la zona donde se sienten más seguros.

¿Sera entonces que el éxito es peligroso?

No creo que ese sea el motivo. Sin embargo, el éxito para la mayoría de las personas  es zona desconocida, y eso puede parecerse mucho al peligro. Es un lugar donde nunca has estado, y donde las personas de tu entorno o quienes nos han criado quizás jamás estuvieron por ende le temen, o se han auto convencido que lo que allí hay no vale la pena. Es por eso que han creado ese horrendo lugar llamado la “Zona de Confort” (yo la llamo la jaula de confort)

Esa zona, ese lugar, esa posición donde te sentís a gusto, cómodo, seguro. Donde quizás no sea lo que soñaste, sin embargo te encuentras lo suficientemente a gusto y sin demasiado esfuerzo. Allí recostado la vida puede pasarte de largo. Por momentos sentimos algo de inconformidad y ese deseo de ir por más, pero una cadena hecha de miedo e incertidumbre te mantiene ahí.

¿Miedo a que? A ir por el éxito, y no alcanzarlo. A salir de mi zona y si fracaso y quiero volver, ahora este ocupada por otra persona.  

Pero déjame decirte una cosa. Más allá de todo este análisis filosófico sobre el miedo, el estará toda la vida contigo, conmigo,  con todos nosotros y es nuestra obligación aprender a vivir con él, darle el lugar que merece y saber que no debemos dejarlo tomar el control total de nuestra vida o nos mantendrá encadenado a la mediocridad.

Justo detrás de la pared levantada por el miedo, esta tu éxito eso que siempre quisiste. Es solo cuestión de tomar impulso y saltarla de una vez. Gran parte de tus sueños, deseos y metas están detrás de esa pared.

Una vez que logres dar ese salto te encontraras con buenas y malas noticias.

La buena es que ahora estas en posesión de cosas que siempre quisiste y  una gran felicidad te invade. Disfruta de este momento te lo mereces. Te darás cuenta que eso a lo que tanto temías solo vive en tu cabeza y nada ha pasado. Quizás fue difícil o necesitaste un esfuerzo mayor pero bien valió la pena.

La mala noticia es que lograr saltar esa muralla, suele traer efectos colaterales  como querer saltar aun más alto, confianza en uno mismo y ambiciones más grandes. Es entonces que te das cuenta que el éxito no es un lugar, sino que es un camino y que poder recorrerlo es un verdadero milagro.

A medida que avances, mejores lugares encontraras y te sentirás tentado a quedarte allí  lo cual  está muy bien. No existe ninguna obligación de andar indefinidamente. Puedes elegir donde quedarte y  por cuánto tiempo.

Eso sí, asegúrate de saber  que no te estás quedando allí, por que el miedo levanto una pared aun mas grande y no te crees capaz de saltarla. Pero tú serás el que lo decide.

Recuerda que el miedo es solo algo pasajero, que es un pequeño peaje que debemos pagar para llegar al éxito que tanto deseas y mereces.    

Deja un comentario


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: