Deperdicitis – Enfermedad del Emprendedor

Hace unos días te habla de las cuatro enfermedades que suelen atacar al emprendedor moderno (y al que no lo es tanto) y te prometí desarrollar un poco más sobre cada una de ellas  asique aquí vamos con la primera

Esta fue con la que comencé la lista y  la bauticé Desperdicitis.  

Esta enfermedad ataca directamente dos de los recursos más importantes del emprendedor: Su tiempo y energías.

La desperdicitis toma una gran cantidad de tiempo y una enorme porción de energías y las pone a disposición de situaciones que no lo ameritan. Las desperdicia o  las pone del lado equivocado.

Es la culpable de que por ejemplo, te enojes con tus clientes  y que sientas que a pesar que tu les brindas siempre todo lo mejor, ellos deciden ir a comprar a otro lado, que lo traten mal y le vendan caro.

Por cierto. Si! estoy siendo irónico.

Volviendo al tema, esta enfermedad hace que desperdicies tus recursos creyendo que el problema es el cliente cuando es mucho más fácil y productivo asumir que el problema es interno y trabajar para cambiarlo y solucionarlo.

Cuando sufres de esta enfermedad puede suceder que te pases más tiempo buscando a los culpables que soluciones.

¿Es importante saber quien fue? Tal vez sí.

¿Eso solucionara algo? La mayoría de las veces no.

La desperdicitis te desenfoca. Te nubla la mente. Y como extra hace que siempre estés apurado y cansado.

Tu tiempo y energía son limitados y extremadamente valiosos. No puedes desperdiciarlos en cualquier cosa. Por eso si quieres tener éxito con tu negocio  tienes que darle el valor que merece y ponerlos donde realmente vale la pena.

Ya es momento de dejar la mala costumbre de poner tus recursos en batallas perdidas. Deja de enfocarte en los  problemas y buscar culpables.  Cambia el enfoque y lo que no tiene solución por doloroso e indeseable que sea, lo aceptas y ya.

Si crees que pudiste haber hecho  algo  para que el resultado sea diferente, lo aprendes como lección y sigues tu camino. Esa es la mejor manera de sacar provecho a una mala situación.

Es mucho más inteligente hacerlo de ese modo , que  quedarse estancado, negándose a aceptar lo sucedido y desperdiciando más y más recursos.

Deja de buscar culpables. Es tan poco productivo que enloquece.

Usa ese tiempo y energías en buscar soluciones .Ponlas en práctica, y disfruta de haber sido lo suficientemente inteligente, hábil y activo como para arreglarlo.

Te lo repito, tus recursos son limitados y la mejor manera de  hacerlos valer es ponerlos donde  multipliquen  su poder y valor.

Te dejo un gran abrazo y no te olvides que en unos días seguimos con la próxima enfermedad del emprendedor moderno.

Deja un comentario


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: