Bienvenido al último artículo de la serie enfermedades del emprendedor

Hoy veremos una enfermedad peligrosa y muy agresiva. Suele atacar principalmente a emprendedores experimentados  que ya llevan un tiempo en el rubro y puede dañar de manera muy grave  no solo a él sino que también a su negocio.

La enfermedad es la Encapriches Crónica.

Esta enfermedad brota de pies a cabezas  al  emprendedor y lo deja  envuelto en un enorme capricho del que no logra salir (aunque tampoco lo intenta demasiado)

El principal síntoma es la  nostalgia por un tiempo pasado que fue mejor y la negación sobre implementación de nuevos métodos defendiendo su postura con frases del estilo : “Llevo X años haciéndolo de esta manera y siempre funciono” “Yo sé muy bien como se hace esto” “No, lo seguiremos haciendo de la manera clásica” .

Como ya sabes, esta es una serie de artículos algo irónica sobre cosas que nos suelen pasar como emprendedores y esto que describo es algo tan común como peligroso.

En los tiempos tan veloces y voraces que atravesamos no puedes abrazarte a ningún tipo de estrategia, modalidad o tendencia como algo perpetuo porque sería una verdadera sentencia de muerte.

El mundo pide emprendedores más despiertos, agiles y veloces y la mayoría de las veces el secreto está en la innovación y el cambio. Estamos en un momento donde la novedad, el cambio, lo disruptivo tiene un lugar preponderante para el consumidor.

Si tiene entre treinta y cuarenta años te invito a hacer un ejercicio de memoria y te darás cuenta que casi todo lo que consumías a tus veinte años, hoy ha sufrido algún cambio muy grande. O se consume un producto diferente, o lo obtienes por un medio diferente o llega a ti de una manera diferente.

Acompáñame al año dos mil  y te cuento algunas cosas que compraba a mis veinte años.  

Para movilizarme era muy común llamar un  taxi, hoy Uber y otras plataformas ganan cada día mas mercado.

A la noche solía ver una película o serie en algún canal de cable. Debía recordar muy bien que día , en que horario y porque canal lo pasaban para no perdérmela.  Al día de  hoy plataformas como Netflix me permiten mirar en el momento que quiera, desde mi teléfono, tablet o televisor y  siempre disponibles.

Compraba mi ropa, zapatillas y artículos tecnológicos en grandes locales generalmente en el centro de mi ciudad, hoy todos ellos intentan mantener su posición pero en el mundo online dominado por Amazon, Mercado libre, y otros. Ya no necesito desplazarme ni un metro para hacerlo.

Antes debía agendar cientos de teléfono de lugares diferentes  para pedir comida a domicilio. Tenía números de pizzerías, parrillas,  restaurantes y sitios de comida rápida. Hoy en una simple aplicación tengo más de cien restaurantes dispuestos a traer su menú a la puerta de mi casa.

Cuando un negocio quería hacer publicidad local, utilizaba volantes o panfletos .Hoy por menos de un cuarto del costo puedes llegar a más del doble de potenciales clientes promocionándote en redes sociales.

Y podría seguir así todo el día, pero creo que el mensaje es claro.

Por eso te recomiendo mi querido lector que la mejor manera de inmunizarse contra la Encapriches Crónica es soltar el pasado. De nada sirve seguir emocionalmente ligado a un pasado que ya pasó y que a la vista están los resultados. Abre tu mente a lo nuevo, y escucha a tu cliente allí están todas las respuestas.

A %d blogueros les gusta esto: