Tan solo el 2%

Existe un poder enorme escondido en las pequeñas cosas, los pequeños detalles y hasta en las pequeñas elección que tomamos a diario.

Sobran los ejemplos y podemos encontrarlos en el día a día de nuestras vidas sin necesidad de buscar demasiado. Piensa por ejemplo en tu estado físico.

Cuando has estado en un pésimo estado físico en comparación a cuando has logrado un excelente resultado, muchas veces la única diferencia es una hora de innegociables actividad física diaria y algunos cuidados con lo que comes. Solo una hora de tu día que solemos usarla (o desperdiciarla) en navegar por nuestras redes puede hacer la diferencia.

Entre el mejor vendedor de una empresa y el vendedor promedio no suele haber gran diferencia en lo laboral. Sin embargo existe un pequeño plus, que hace que uno de ellos gane hasta diez veces más que el otro.

Entre el emprendedor que está quebrado y el que avanza a pasos firmes hacia el éxito, no suele haber una inmensa diferencia. Suelen ser personas muy parecida.

Sin embargo uno de ellos va camino a lograr todos sus sueños y el otro va camino al infierno.

Y quizás creas que existe mucho talento, visión, seguridad, experiencia, e inteligencia que los separa y por esas razones cada quien tiene el correspondiente resultado

Lo cierto que muchas veces lo único que separa a un emprendedor exitoso de uno quebrado, a un negocio en crecimiento a uno que va camino al desastre, es tan solo una nueva habilidad.

No veinte, tampoco diez, muchas veces solo una habilidad es la diferencia.

Y tal vez piense que exagero, ¿como una habilidad puede hacer semejante diferencia? ¿Como algo que en porcentualmente se ve tan pequeño puede cambiar tanto?

Piénsalo de esta manera: los humanos compartimos un 98% de nuestro ADN con el Chimpancé.

Solo nos separa un 2%. Ese 2% hace la diferencia. 
Ese pequeño porcentaje es suficiente para que una especie invente el automóvil, las computadores, internet, o logre poner un satélite en órbita y la otra no. Solo el 2%.

Sabiendo esto te invito a que te preguntes lo siguiente: ¿Qué pasaría si incrementas tus habilidades un 2%?

Después de los contundentes datos que te acabo de dar, ¿Te animas a decir que nada cambiaría en tu negocio si tuvieses un 2% más de habilidades comerciales?

Creo que no, y espero que comprendas la necesidad de tener nuevas y mejores habilidades para que el éxito no solo sea una cosa que les pasa a otras personas. Si no que gracias a ella puedas comenzar a andar tu propio éxito.

Sé que comprendes lo cerca que estas de alcanzar el éxito comercial que tanto te mereces y realmente quiero ayudarte a que así sea.

Estate atento a mis próximos artículos…. Tengo algo que estoy seguro va a encantarte!

Deja un comentario


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: